Saltar al contenido
Terapias.Online

Terapia centrada en el cliente

Terapia breve

¿Buscas ampliar tu conocimiento en terapias psicológicas? Haz click debajo:

Inicio << Psicoterapia << Terapia centrada en el cliente

¿Qué es la terapia centrada en el cliente?

La terapia centrada en el cliente, desarrollada por Carl Rogers, entiende que, para que un proceso finalice con éxito, es muy importante la manera en la que el paciente se acerque y aplique el proceso. Para ello, la relación entre cliente y psicólogo, además del propio psicólogo (su forma de ser) van a jugar un papel importante.

EL ÉXITO DE UNA TERAPIA NO SE ENCUENTRA EN LAS TÉCNICAS QUE USEMOS, SINO EN LAS FASES QUE SUPEREMOS, SUMADO A LA CORRECTA ACTITUD DE NUESTRO TERAPEUTA.

Problemática

La incongruencia es la base de la problemática, es decir, cuando lo que experimentamos y nuestro sentido de lo que somos, nuestra identidad (auto-concepto) divergen, los síntomas aparecen. Necesitamos lograr que nuestra conducta y nuestras emociones sean coherentes con la idea que tenemos de nosotros mismos.

Una vez logremos esto, todo lo que somos apuntará en una misma dirección, sin sabotajes. Así podremos alcanzar nuestro máximo potencial, abiertos al “aquí y ahora” y rebosantes de confianza.


Ahora vamos a desarrollar estos dos conceptos. Las fases clave que debemos pasar y la actitud necesaria del terapeuta:

Fases de una terapia

El esquema de Rogers muestra 3 etapas principales en el desarrollo de una terapia centrada en el cliente:

Etapa de catarsis

Consiste en examinar y reconocer nuestras emociones, además de nuestra situación vital actual. En muchas ocasiones nos sentimos mal o no estamos cómodos, pero no sabemos por qué. Hacer claras estas situaciones conflictivas nos permitirá hacer lo mismo con las oportunidades que se esconden detrás de ellas y, por supuesto, aprovecharlas.

Si nos saltamos esta fase, las demás no tienen sentido. Si no identificamos lo que ocurre, no tenemos rumbo. Sin rumbo, cualquier acción que llevemos a cabo carecerá de sentido.

Etapa de insight

Esta es la parte donde la problemática descubierta anteriormente se convierte en aceptación, lo que nos permite verla desde otra perspectiva y, por ende, darle un significado totalmente distinto. De alguna manera, alcanzamos nuestra verdad.

Para mí, esta sería la fase donde lo negativo se convierte en positivo, lo que permite el desbloqueo. Solo aquí desarrollaremos un compromiso fuerte y sostenible de cambio.

Etapa de acción

Si los dos puntos anteriores se han trabajado correctamente, este no debería suponer una resistencia extrema. Las otras fases nos han permitido encontrar la luz, ahora solo tenemos que caminar hacia ella.

Aquí empezaremos a aplicar estrategias enfocadas al desarrollo personal y el desbloqueo de ciertos problemas.

Actitud de nuestro terapeuta

Bien, ahora vamos a ver la parte concerniente al profesional. Punto fundamental:

Relación psicólogo-paciente

Para que una terapia fluya, va a ser necesaria una relación de complicidad y confianza entre las dos partes. Una relación de iguales, pero en la que además el cliente vea al profesional como un referente. Si el paciente no siente que su psicólogo puede aportarle algún valor, perderá su atención y su motivación disminuirá, dando como resultado el fracaso en la terapia.

Punto de incongruencia

El terapeuta debe saber guiar a su paciente. Cada uno es un mundo, receptivo a ciertos mensajes y ciertos caminos. Un buen profesional tiene que pillar rápidamente a su cliente y moverse a su ritmo. Si no se logra esto, perderá su influencia sobre él. Solo llevando este punto a cabo se logrará que el paciente encuentre su punto de incongruencia entre identidad y formas de actuar y sentir.

Autenticidad

Obviamente, un buen terapeuta debe encontrarse en un punto de congruencia y equilibrio consigo mismo. Tiene que estar en sintonía con sus sentimientos y ser capaz de mostrarlos abiertamente a su cliente. Así crearemos una relación de confianza, sinceridad y compromiso. Es importante mostrar nuestra propia vulnerabilidad.

Aceptación y juicios

Como profesional, el terapeuta debe aceptar a la persona que tiene delante sin judgarla. Una vez más, esto es vital para lograr influir sobre él. Si un psicólogo no respeta a su cliente, no puede ser objetivo con él y, por supuesto, no puede trabajar con él.

Además, si queremos que nuestro cliente hable sin tapujos y con confianza, no puede sentirse judgado. Necesita sentirse comprendido. Estos es vital.

Empatía

Ser empático consiste en ser capaz de mirar desde la perspectiva de la persona que tienes delante, no es entender o compadecer, es “ser” por un momento. No podemos entender el mundo de quien tenemos delante desde nosotros mismos. Solo desde su mirada podemos entender como siente y comprende su mundo.

Percepción del paciente

Dicen que la intención es lo que cuenta, pero, aunque nuestra intención sea la de lograr (como terapeutas) todo lo aquí explicado. Si nuestro cliente no lo entiende así, si no llegamos a él, nada tendrá sentido. La idea no es que llevemos a cabo todo esto, sino que nuestro cliente lo perciba como tal. La habilidad comunicativa del terapeuta será vital.

Terapia centrada en el cliente
5 (100%) 1 vote