Saltar al contenido
Terapias.Online

Terapia conductual

Terapia del comportamiento

Si te interesa información más general sobre terapias psicológicas, haz click en el índice que encontrarás debajo:

Inicio << Psicoterapia << Terapia conductual

¿Qué es la terapia conductual?

Este tipo de terapia aborda el comportamiento de una persona. Algo que, al principio, puede ser difícil de entender o incluso aceptar es que todo comportamiento, tanto positivo como tóxico, tiene como fin último la obtención de placer y la evasión de dolor.

Por poner un ejemplo, alguien que se droga y es consciente de que se está perjudicando, pero no es capaz de parar tal comportamiento, debe entender que el propio acto del consumo esta buscando alejarle de un dolor mayor, que puede ser el hecho de tener que enfrentar una situación que a nivel interno le supone un esfuerzo mayor.

¿Te suena la zona de confort? Ahora vas a entenderlo a la perfección. Para tu parte NO racional es más simple y le supone menos esfuerzo mantener un comportamiento que conoce y en el que se siente seguro que empezar una nueva actividad sobre la que no tiene datos.

Pues bien, partiendo de esta información, la terapia conductual se va a centrar en reforzar las conductas que nos llevan por buen camino y eliminar las que no. Reduciéndolo al máximo, la idea es convertir lo que era la zona de confort en zona de desconfort y viceversea.

Bases de la terapia conductual

El proceso que lleva a cabo la terapia conductual para lograr cambios eficientes se asienta sobre dos pilares:

El condicionamiento clásico

Busca una especie de manipulación mental positiva para aumentar, disminuir o eliminar ciertas conductas automáticas sobre las que no tenemos control asociándolas a estímulos positivos o negativos. Os voy a dejar algunas de las técnicas que utiliza, pero os recomiendo profundizar más en ellas para que podáis sacarles el máximo provecho posible y para que conozcáis otras, además de diferentes casos y ejemplos.

Terapia de aversión

Este tipo de condicionamiento tiene como objetivo crear respuestas automáticas, es decir, un reflejo. La idea es asociar dos estímulos. El primero no provoca nada y el segundo provoca la reacción que queremos asociar al primero.

Un ejemplo resumido, para que lo entendáis mejor, sería el de los perros de Pavlov. Pavlov se dió cuenta de que cada vez que llevaba comida a su perro, este salivaba. Con el tiempo, no solo salivaba al ver la comida, sino solo con ver a su propio dueño, ya que entendía que Pavlo=Comida. Por tanto, lo que este investigador hizo fue empezar a hacer sonar una campana justo antes de llevarle la comida. De esta manera, después de un tiempo, el perro, solo con escuchar la campana, automáticamente salivaba.

Esto se puede extrapolar a cualquier área. Si conseguimos asociar algo que no nos motiva, pero que queremos hacer, con algo que sí lo hace, lograremos que esa actividad nos motive y por lo tanto avancemos a una velocidad increíble. Y esto se puede aplicar a la inversa, es decir, si realizamos algo rutinariamente perjudicial para nosotros, pero que de alguna manera nos atrae (el tabaco, por ejemplo), lo único que tenemos que hacer es conseguir asociar el fumar con algo que nos de asco o nos duela. Así cada vez que nos fumemos uno, se dará la situación dolorosa y poco a poco el tabaco se apropiara de esa mala sensación.

Terapia de inundación

La idea es que la persona se vea expuesta al estímulo o situación que le produce dolor de forma intensa y rápida. De esta manera, al no poder escapar, solo le queda tener que enfrentarse a ella y adaptarse.

Terapia de desensibilización sistemática

Buscamos enfrentarnos mentalmente a la situación desde una actitud distinta. Si algo nos da miedo, primero aplicaríamos ciertas técnicas de relajación y una vez aquí nos imaginaríamos la situación y la gestionaríamos desde esa relajación u otras técnicas que hagan que el nivel de resistencia hacia tal estímulo disminuya gradualmente.

El condicionamiento operante

¿Sabéis qué es la ley del efecto? Muy bien, esta ley propone que cuando una conducta tiene una consecuencia positiva para quien la lleva a cabo, lo más normal es que la repita. En cambio, si la consecuencia es negativa, lo probable es que la deje de poner en práctica.

Este tipo de condicionamiento usa un amplio abanico de técnicas, tanto para el desarrollo de ciertas conductas como para la eliminación de otras. Os voy a dejar varias y os voy a explicar alguna para que veáis por donde va el enfoque.

TÉCNICAS PARA DESARROLLAR CONDUCTAS

Aquí podemos encontrar métodos como la instigación, el moldeado, el desvanecimiento, el encadenamiento o el refuerzo. Os voy a explicar una de ellas:

Moldeado

Esta es una técnica gradual, donde nos iremos aproximando a la conducta objetivo paso a paso. Lo explico con un ejemplo. Queremos lograr que alguien, completamente desorganizado y dejado, recoja la cocina después de comer. Bien, primero le haremos saber el objetivo y la importancia que tiene lograrlo. Llegados aquí, le explicaríamos cual sería el primer paso (dejar los platos, vasos y cubiertos en el fregadero) y, una vez lo haga, debemos recompensar la conducta, así la reforzaremos (recojo la mesa, consigo algo).

Debemos ser pacientes, ya que es cuestión de tiempo que se ancle la conducta. Una vez aquí, seguiríamos la cadena. Por ejemplo, limpiar la mesa. Así, poco a poco, la persona hará un hábito y dominará la “técnica”, que aplicará sin necesidad de refuerzos.

Aunque pueda parecer muy simple, existen una infinidad de casos en los que parejas se han aplicado esta técnica entre ellos, sin que la otra parte de la pareja lo supiera, y han logrado resultados.

A la hora de establecer conductas, no somos tan diferentes a los animales…

TÉCNICAS PARA INCREMENTAR O MANTENER CONDUCTAS

Los contratos de contingencia y la economía de fichas son técnicas muy usadas a la hora de fomentar conductas. Vamos a ver una de ellas:

Economía de fichas

En esta técnica reforzaremos las conductas con fichas, es decir, si la persona implicada en el proceso lleva a cabo conductas deseadas, obtiene fichas que podrá intercambiar por premios.

Este tipo de estrategia lo encontramos en empresas (obtención de acciones, viajes…)  y colegios, por ejemplo.

TÉCNICAS PARA ELIMINAR CONDUCTAS

La extinción, la omisión, el refuerzo diferencial, el coste de respuesta, el tiempo fuera, la saciación o la sobrecorreción son procedimientos a los que acudiremos si lo que buscamos es poner fin a una conducta.

Terapia conductual
5 (100%) 1 vote