Saltar al contenido
Terapias.Online

Terapia transpersonal

Psicología transpersonal

Si quieres conocer otros tipos de terapias psicológicas, sigue el enlace que te comparto debajo:

Inicio << Psicoterapia << Terapia transpersonal

¿Qué es la terapia transpersonal?

La psicología transpersonal mantiene un enfoque dirigido hacia la espiritualidad. En este caso, el término espiritual no se refiere a creencias religiosas, sino a la expansión de la propia conciencia. Busca que cada individuo sea capaz de entrar en contacto con su propia identidad, con la esencia de la misma.

Transpersonal = Más allá de la persona.

Tomar la decisión de dar el paso y empezar a trabajar lo transpersonal, es decidir emprender un viaje hacia nuestro ser más profundo, hacia el conocimiento verdadero, hacia la paz y la sanación (entendida en toda su amplitud).

Existe un impulso, una especie de patrón intuitivo que a todos nos mueve hacia la expansión, hacia el conocimiento y hacia el aprendizaje continuo. No debemos huir de este sexto sentido, ya que si esa sensación existe y esta ahí es por algo. No está ahí porque sí, su función es la de guiarnos hacia el crecimiento, está ahí para mostrarnos que hay algo más, algo que trasciende la identidad y la coraza que nos hemos creado.

Psicología transpersonal – Etapas

En resumen, la terapia transpersonal busca ayudar a la persona que se encuentra en conflicto a aliviar su sufrimiento y dolor. Una vez equilibrados emocionalmente, nos dirigiremos hacia la apertura de nuestro interior, hacia el auto-conocimiento, la actualización y la auto-realización.

El trabajo se repartirá en 3 fases:

El ego y su trascendencia

Como en casi todo, el primer escalón es el más duro, ya que significa emprender un camino desconocido al que no estamos habituados, pero vale la pena, ya lo veréis.

Vamos a aprender a observar el conflicto desde dentro, es decir, apreciando lo que ocurre en nuestro interior y tomando conciencia de ello. Ser conscientes de nuestros patrones mentales y emocionales es muy importante si buscamos aumentar el conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos y, sobretodo, si queremos entender las causas de nuestro sufrimiento, inquietud, insatisfacción…

Esta es la etapa donde dejaremos de ver nuestra situación como una crisis, para empezar a entenderla como una oportunidad de crecimiento, progreso y evolución.

Re-programación del ego (transformación)

A lo largo de esta etapa aprenderemos a identificar nuestras diferentes partes internas y crearemos nuevos patrones de pensamiento, más saludables y en línea con nuestras necesidades.

Lo más importante que anclaremos en esta fase es que nuestras vivencias y experiencias no son ni positivas ni negativas, de hecho, son neutras. Nosotros, a partir de nuestra mente, las interpretamos como tal, pero la realidad es que, bueno o malo, simplemente es el significado que hemos decidido dar a una situación en concreto.

Comprender y profundizar esto es vital. Mirar las mismas situaciones desde diferentes perspectivas cambiará el significado que les damos y por tanto las decisiones y actos que tomamos, lo que resultará en un futuro totalmente distinto.

Solo el hecho de tomar conciencia y dejar de responder de forma automática (patrones) ya nos da la posibilidad de intervenir, tomando una mejor elección.

Integración para llegar a la esencia

Llegados a este punto, nuestro objetivo ahora va a ser el de construir un puente desde nuestro ego hacia nuestro nivel transpersonal.

Vamos a realizar un trabajo de des-apego. Para que lo entendáis, lo que vamos a hacer es dejar de vernos en primera persona, como si todo nos afectara a nosotros, para sentirnos en tercera persona, como un observador o testigo de la experiencia.

Cuando logramos minimizar nuestro ego y alejarnos, cuando nos entendemos como observadores de una película o lectores de libro, todas las experiencias, todas las situaciones, todo lo que se dé, es algo de lo que aprender, algo que vivir y experimentar, algo de lo que disfrutar y luego, pasar la página.

Este es el camino que nos conducirá al despertar de conciencia y donde comenzaremos a desarrollar la intuición necesaria para descubrir nuestro propósito de vida, ya que dejaremos de perder tiempo en cosas superficiales y sin importancia.


La terapia transpersonal abarca todos los planos: Físico-Emocional-Mental-Espiritual


Técnicas de la terapia transpersonal

Existen numerosas estrategias que podemos usar que nos van a ayudar a recorrer este emocionante camino y que, además, muchos mantendréis como rutina en vuestro día a día por los beneficios que traen consigo. Algunas de ellas son:

Atención plena

Esta técnica, que es una terapia en si misma, es increíble por los beneficios que tiene casi al instante. Tomar conciencia de cada momento nos permite cultivar la capacidad de la atención constante del momento presente (aquí y ahora), lo que nos permitirá eliminar poco a poco las reacciones automáticas y nos dará el privilegio de empezar a actuar en sincronía con nuestras necesidades.

En esta sola técnica podemos incluir otras, propias de la psicología transpersonal, como:

  • La relajación
  • La respiración consciente
  • La meditación
  • La identificación con la “conciencia testigo”

La atención plena puede practicarse tumbado, sentado, andando, en una conversación… Pero, si estáis empezando, os recomiendo practicarla tumbado o sentado y seguir estos pasos:

  1. Sitúate en un lugar cómodo, sentado o tumbado.
  2. Toma 3 respiraciones profundas.
  3. Continua respirando, de forma normalizada, a la vez que mantienes tu atención en la propia respiración.
  4. Nota como tu cuerpo se va relajando.
  5. Nota como tu mente se tranquiliza.
  6. Observa y siente tu cuerpo: el latir de tu corazón, el tacto de tu pantalón sobre tu pierna…
  7. Observa los pensamientos que surgen en tu cabeza sin judgarlos, simplemente déjalos pasar.
  8. Intenta salir de tu mente, como si te observaras desde fuera. Puede ayudarte repetir: soy consciente de que estoy consciente. Como si te encontraras un escalón más arriba.

Dedica unos segundos o unos minutos a cada paso, no es necesario estar mucho tiempo. Puedes dedicarle 10 minutos, media hora… lo que prefieras. Es bueno parar y realizar este ejercicio varias veces al día. Poco a poco, notarás como tu día a día, junto con tus pensamientos y emociones, fluye de otra manera, a otro ritmo.

Existen muchas otras técnicas, algunas muy poderosas como la de sanación del niño interior o la del perdón a los padres.

Terapia transpersonal
5 (100%) 1 vote